"La enfermedad no es una desgracia o una maldición para el hombre,

representa una oportunidad para evolucionar hacia el ser humano;

y la muerte no es un resultado de la enfermedad... es una consecuencia de la vida"

Antonio Meneses

Banner
Banner

Asociados Registrados



¿Cómo puedo ser Asociado?

 

Si quieres saber como beneficiarte ayudándonos a cumplir nuestra misión da

click aquí

Me gustaría...
 

Artículos y Videos de Interés

Ver Artículos y Videos

Cuida TU Mundo

Banner
Banner
Banner
victorhugo.png

CUESTIONARIOS Y TEST

Una guía para tu salud...
Banner
Banner
Banner
Banner

LINKS

El Virus de la Influenza Porcina y la INMUNIDAD PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Administrator   
Miércoles 29 de Abril de 2009 23:12

 

 
 
Justo en esta época de tanta incertidumbre social, financiera y de seguridad, emerge una nueva calamidad para los mexicanos. Lo que ahora presenciamos, la llamada “Epidemia del virus de la Influenza Porcina”, tema que ocupa gran parte de las páginas informativas, desde los grandes y medianos medios masivos de comunicación, hasta las charlas de sobremesa y las pláticas de pasillo. Lamentablemente todas ellas teñidas con un tinte dramático, con grandes elementos de angustia y de pánico.

La información emitida por las autoridades sanitarias del pais, es reflejo de acciones oportunas y responsables, en concordancia con lo que dictan las normas de control epidemiológico internacionales dictadas por la OMS. De esta manera, recibimos dos tipos de información: una procedente del gobierno de la república, a través de sus voceros oficiales, incluyendo al propio Presidente y al Secretario General de Salud y, la otra, proveniente de la especulación popular y del amarillismo mediático.

Hasta el día de hoy, la información oficial, reveló la existencia de 158 fallecimientos a causa de enfermedades respiratorias, predominando la neumonía atípica. Del número total de muertes, se confirmó que 7 se debieron al virus de la Influenza Porcina. De la misma manera, se dió a conocer que se han recibido en el pais 2498 personas portadoras de síntomas de Influenza; de las cuales, 1311 fueron hospitalizadas y la mayor parte han sido dadas de alta. Por último, el Secretario de Salud informó que cada día es menor el número de casos que se presentan con signos de la enfermedad respiratoria, ya que del día 6 al día 25 de Abril, se presentó el incremento en el número de casos atendidos, mismo que desciende paulatinamente cada día a partir de esa última fecha.

Toda esta información es la que debemos atender y validar y no la que nace de los mitos populares tales como que nos están ocultando la verdad, que es mucho mayor el número de defunciones, que en “una colonia” ya van tantos muertos, que el médico de un hospital dice que están mintiendo, que tan solo en el hospital que labora, es muy grande el número de pacientes y personal médico y de enfermería el que ha fallecido. Y asi sucesivamente, hasta llegar a las sospechas de una “guerra biológica” contra el vecino país del norte, en un atentado terrorista y que se nos está viniendo para México.

Analizar la información oficial debe producir tranquilidad y ante todo confianza, ya que el cerco epidemiológico y las medidas oficiales llevadas a cabo, no son el reflejo de una catástrofe nacional; más bien, constituyen el resultado de una actitud sanitaria responsable, oportuna y muy atinada. Por otra parte, atender a los mitos urbanos, genera lo que podemos calificar de la psicosis colectiva, que observamos a nivel general, que tiene como punto de encuentro... el pánico.

Ahora bien, hablando de Influenza e incluso del virus de la gripa, debe surgir una pregunta: ¿Por qué algunos casos se complican con un cuadro de neumonía y otros no? Es una observación común para quienes ejercemos la medicina, el que las personas que fallecen, son aquellas con compromiso inmunológico o inmunodeprimidas. Quiere decir esto, que el curso de una enfermedad viral depende mucho del estado del sistema de defensas que posee la persona (el huésped).

Existen múltiples factores que condicionan un estado de depresión inmunológica, destacando entre ellos, la alimentación. De tal manera, que una mala nutrición o la desnutrición, constituyen el terreno fértil para la aceptación, incubación y replicación dentro del organismo humano, de cualquier virus.

De la misma manera, otro factor no menos importante que el anterior y que debemos tomar muy en cuenta en estos momentos, es el que se refiere al estado emocional. Se conoce perfectamente, hasta el nivel molecular, los mecanismos mediante los que la depresión, la angustia, el miedo, y el pánico son capaces de deprimir y, más aún, paralizar la actividad del sistema inmunológico.

Es posible establecer, con base en las investigaciones, que la mala nutrición y la desnutrición van produciendo una inmunodepresión (baja del sistema de defensas) crónica, paulatina, gradual, de una manera directamente proporcional al estado nutricional.

Sin embargo, el estado emocional es capaz de producir esa depresión inmunológica de una manera aguda e inmediata. También de una manera proporcional a la intensidad de la emoción, constituyendo, la angustia, el miedo y el pánico, los estados más agresivos y de mayor impacto para el mal funcionamiento del gran sistema de defensa que poseemos.

Este conocimiento nos debe llevar a tomar una actitud responsable ante una contingencia como la que estamos viviendo. La primera debe ser, el no propagar los mitos y atender y difundir únicamente la información oficial. Con esto estaremos ayudando mucho, ya que generaremos tranquilidad con base en información de primera mano. También es conocido que un estado de paz, de armonía y de tranquilidad, es condición previa para una correcta actividad inmunológica. El no difundir mitos convierte a las personas en generadoras de inmunidad, resultando en lo contrario la actitud inversa.

En resumen, podemos comprender que existe una responsabilidad compartida: por una parte, la que deben asumir las autoridades sanitarias y la otra, la que se encuentra a cargo de cada uno de nosotros, hacerse responsable de la inmunidad propia. Un estado inmunitario sano, brinda altas probablilidades de resistir cualquier contagio. Esto aunado a las medidas sanitarias implementadas de manera oficial, disminuye considerablemente las probablilidades de convertirse en parte de la estadística de la morbi-mortalidad por el virus de la Influenza Porcina.

Esta es una aportación del Instituto Mexicano de Inmunología General e Inmuno-Oncología y es parte del programa de difusión y apoyo a la comunidad dentro de la promoción para la salud y la prevención primaria de las enfermedades.

 

Dr. Antonio Meneses
Rector IMIGIO A.C.

 

Ultima actualización ( Jueves 30 de Abril de 2009 03:20 )
 
leyenda
!

"La enfermedad no es una desgracia o una maldición para el hombre,

representa una oportunidad para evolucionar hacia el ser humano;

y la muerte no es un resultado de la enfermedad... es una consecuencia de la vida"

Antonio Meneses

Mostrar
Ocultar