"La enfermedad no es una desgracia o una maldición para el hombre,

representa una oportunidad para evolucionar hacia el ser humano;

y la muerte no es un resultado de la enfermedad... es una consecuencia de la vida"

Antonio Meneses

Banner
Banner

Asociados Registrados



¿Cómo puedo ser Asociado?

 

Si quieres saber como beneficiarte ayudándonos a cumplir nuestra misión da

click aquí

Me gustaría...
 

Artículos y Videos de Interés

Ver Artículos y Videos

Cuida TU Mundo

Banner
Banner
Banner
voltaire.png

CUESTIONARIOS Y TEST

Una guía para tu salud...
Banner
Banner
Banner
Banner

LINKS

TRATAMIENTO MEDICO DEL CANCER CON ISCADOR PDF Imprimir Correo electrónico

 

 


EXTRACTO TOTAL DE VISCUM ALBUM

Sus efectos estimulantes sobre la inmunidad antitumoral natural, han sido evidenciados y confirmados en diversos estudios clínicos en humanos.



Iscador, es el nombre con el que se comercializa en Europa el extracto completo de la planta parásita Viscum Album, perteneciente al grupo de los muérdagos. Sus efectos estimulantes sobre la inmunidad antitumoral natural, han sido evidenciados en múltiples investigaciones “in vitro” (en laboratorio), en animales de experimentación y confirmados en diversos estudios clínicos en humanos.

El laboratorio responsable de la investigación científica de los principios activos del extracto de Viscum Album, es el Instituto de Inmunología Hiscia, localizado en Arlesheim, Suiza, dirigido actualmente por el Dr. Michael Werner. El laboratorio encargado de la comercialización de Iscador, se denomina Laboratorios Weleda AG y se ubica también en las localidades de Arlesheim en Suiza y Schwäbisch Gmünd en Alemania.

Hablar de Iscador, es hablar de medicina basada en la evidencia científica. De este modo, el producto fue sometido a todas las pruebas y estudios clínicos de rigor <estudios de la fase I a la fase IV>, que establece la Oficina de Normatividad Europea para el Registro de Medicamentos, resultando aprobado para su uso en humanos, desde hace muchos años.

El uso de tratamientos complementarios en el tratamiento del cáncer, constituye una práctica cotidiana en todo el mundo. Un hecho innegable es que en cada Comunidad, Estado, País o Continente, existen formas particulares de enfrentar estos padecimientos. Generalmente estos tratamientos son basados en la utilización de plantas medicinales y son el resultado del conocimiento empírico (basado en la experiencia), fundamental para el desarrollo del conocimiento y la sistematización científica.

Específicamente en Europa, las estadísticas reflejan que en promedio, el 40 % de las personas que padecen cáncer, utiliza tratamiento médico complementario. El medicamento comunmente utilizado, sin otra terapia adicional; esto es, como tratamiento de primera línea, es el extracto total de Viscum Album. El porcentaje de pacientes bajo tratamiento médico oncológico, con este medicamento, varía de un País a otro, siendo en el mínmo del orden de 15 % y en el máximo de 73 % (países de lengua Alemana).

El Iscador, es una preparación elaborada con el extracto completo de Viscum Album, planta parásita de diferentes árboles huéspedes como el Manzano (Mali), el Pino (Pini), el Roble (Quercus), el Olmo (Ulmi) y Abeto (Abetis). El nombre comercial del producto, va seguido de una letra (M, P, Qu, U, A) misma que nos indica el árbol hospedador del muérdago.



Ahora bien, los principios activos que se han encontrado en la planta son Lectinas I y II, Viscotoxina alfa y aminoácidos libres (Arginina, Lisina, etc). Estos principios se encuentran en diferentes concentraciones, dependiendo las mismas, del árbol huésped y del periodo en el que se lleva a cabo la recolección de la planta.

La existencia de una diversidad de presentaciones y concentraciones de Iscador, obedece a que en este tratamiento, a diferencia de los tratamientos convencionales, el médico debe proporcionar un tratamiento individualizado, es decir, dirigido a la persona enferma y no a la enfermedad. De aquí que no existe un régimen de tratamiento estándar que funcione en todos los pacientes con cáncer y es únicamente el médico, quien con base en sus conocimientos académicos y su experiencia clínica, el que deberá seleccionar y prescribir el tipo de Iscador más apropiado para cada paciente.

La manera de dar seguimiento clínico a una persona enferma de cáncer, bajo tratamiento médico inmuno-oncológico con Iscador, es la misma que para la que lleva un tratamiento convencional. Esto es: Análisis generales como General de Orina, Química Sanguínea, Pruebas de función hepática y renal, Hemogramas, Marcadores tumorales. Exámenes de gabinete, tales como: Radiografías, Ultrasonidos, Tomografías (axiales y helicoidales), Tomografía por emisión de positrones (PET-SCAN), Resonancia Magnética Nuclear, Pruebas especializadas de Medicina Nuclear (gammagramas), etc. Adecuando cada uno al tipo de padecimiento que se manifieste en la persona. No olvidándose en ningún momento de la persona enferma de cáncer, de su estado emocional, sus sentimientos, perspectivas personales y aspiraciones. Debiendo considerarse tan importante como el tratamiento médico y psicológico, el saneamiento de todo lo que constituye el medio en el que se desenvuelve el enfermo (alimentación, sistema de creencias, ejercicio, hábitos de sueño, relaciones interpersonales, familiares, laborales, etc.).

Una forma particular de orientación acerca de la evolución clínica, es el uso de la Cistalización Sensible en Sangre Capilar y el registro minucioso de la temperatura corporal, realizada a diferentes horas del día, de acuerdo a la indicación específica del médico tratante.

¿Cómo funciona el Iscador en el organismo de una persona afectada de cáncer?

Los estudios de investigación revelan, entre otros, los siguientes efectos:

⇒ Induce la Apoptosis de las células tumorales. De esta manera el tumor deja de crecer e incluso empieza a disminuir de tamaño y en algunas ocasiones desaparece. La apoptosis es un fenómeno conocido a nivel popular como muerte celular programada o “suicidio celular”. De una manera sencilla, lo que sucede es la degradación de una célula en fragmentos, delimitados por una membrana, que posteriormente son fagocitados (ingeridos) por otro tipo de células del sistema inmunológico. Existen investigaciones en el campo de la genética, que dan a conocer el hecho, que todas las células del organismo poseen, en su genoma, la programación de su propio tiempo de vida. Cuando ésta se activa, la célula se auto-desintegra y muere. A partir de este conocimiento, se han desarrollado teorías genéticas, que tratan de explicar el cáncer, como el resultado de una falla en esa programación genética, y esto es lo que hace, que una célula normal, se convierta en cancerosa.
⇒ Incrementa el número y la actividad de las células inmunes (Linfocitos, Monocitos, Neutrófilos), deprimidos por la propia enfermedad y por la administración de tratamientos inmunodepresores o inmunosupresores (Quimoterapia y Radioterapia).
⇒ Protege el DNA de las células sanas del organismo, contra los efectos tóxicos de los medicamentos citostáticos y citotóxicos (Quimioterapia).
⇒ La Quimioterapia y la Radioterapia serán mejor toleradas y el daño a las células sanas será menor. Este efecto ha sido observado con la administración del extracto total del Viscum Album (Iscador), y no con la administración de las lectinas aisladas.
⇒ Produce un infiltrado de células inflamatorias peri-tumoral, que delimita al tumor, provocando su encapsulamiento y con ello se reduce considerablemente el riesgo de metástasis a distancia, además de ir disminuyendo (consumiendo), el tamaño del tumor.
⇒ Incrementa la temperatura corporal, pre-requisito importante para el correcto desempeño de las actividades metabólicas e inmunológicas (incluída la inmunidad anti-tumoral) en el ser humano.

La suma de estos efectos, comprobados mediante la observación científica, conducen al incremento en la calidad de vida de la persona enferma de cáncer, lo que se traduce clínicamente (que el propio paciente experimenta) en:

⇒ Incremento en la vitalidad.
⇒ Incremento en la energía corporal.
⇒ Incremento del apetito.
⇒ Incremento de peso corporal.
⇒ Incremento de la temperatura corporal.
⇒ Recuperación del sueño
⇒ Mayor resistencia a las infecciones bacterianas y a las infestaciones virales.
⇒ Menor tendencia a la depresión emocional.
⇒ Disminución considerable del dolor relacionado con el tumor. Este hecho es de suma importancia, ya que en muchas ocasiones, permite rescatar a los enfermos bajo tratamiento con morfina y otros analgésicos narcóticos de acción central y prescindir de ellos, controlando el dolor con el uso de analgésicos menos potentes y por consiguiente menos tóxicos.

Ahora bien, las reacciones secundarias que se presentan con la administración de Iscador, son las comunes a la administración de cualquier medicamento: reacciones alérgicas y pseudo- alérgicas (Urticaria, Rash, etc.), por fortuna extremadamente raras. De la misma manera, en raras ocasiones se puede agudizar un cuadro de flebitis (inflamación de las venas), principalmente asociada a venas en las cuales se aplicó previamente tratamiento con quimioterapia. Este hecho es temporal, no es significativo y nunca ha sido motivo para reducir la dosis de Iscador y menos aún para suspender el tratamiento.

Una de las reacciónes más observadas es la “formación de una roncha” en el sitio de aplicación, que muchas veces puede acompañarse de una induración subcutánea con formación de un abultamiento subcutáneo pasajero, que generalmente desaparece, de una manera espontánea, en el curso de 48 a 72 horas. Del mismo modo, los ganglios linfáticos regionales pueden mostrar

inflamación (signo de activación de la inmunidad anti-tumoral) y los cuadros inflamatorios en general tienden a exacerbarse.

La temperatura corporal general se puede incrementar en décimas de grado, que nunca debe superar los 38 grados centígrados, ya que esto es indicativo de infección asociada y debe suspenderse el tratamiento hasta la ubicación y el control del proceso infeccioso. Una vez remitido el periodo febril, se reanudará el tratamiento con Iscador.

Estas dos reacciones o efectos del Iscador, de ninguna manera constituyen un efecto adverso y más aún, son un signo de una respuesta deseable ya que hace patente en forma visible la re-activación de la inmunidad natural anti-tumoral.

Concluyendo este apartado, los estados que indican una suspensión temporal del tratamiento son: Fiebre (más de 38 grados centígrados de temperatura corporal), fatiga, temblores, cefalea (dolor de cabeza), pequeños episodios de vértigo, reacción local de la inyección (roncha), mayor a 5 centímetros de diámetro.

En estos casos el médico, experto en la prescripción del tratamiento, deberá hacer la valoración y los cambios pertinentes a la medicación.

¿Que personas pueden ser tratadas con Iscador?: Los personas con enfermedad tumoral, en todos los estadíos, y en todos los esquemas de tratamiento estándar, se benefician con el tratamiento con Iscador: antes, durante o después de la Cirugía, la Quimioterapia o la Radioterapia.
Un campo especial para la indicación de Iscador, lo constituyen aquellas personas portadoras de enfermedades pre-cancerosas reconocidas, como lo son: las Displasias cervicales severas, la Colitis Ulcerativa Crónica Intermitente (CUCI), la enfermedad de Crohn, la Hepatitis C, las Infestaciones del tracto genital inferior por el Virus del Papiloma Humano. Del mismo modo, aquellas pacientes con estudio de Mamografía con imágenes de lesiones sugestivas de malignidad, BI-RADS IV (no se logra confirmar por citología), en donde la conducta general es la observación espectante, durante meses y en algunos casos años, hasta la confirmación del cáncer o, la cada vez más difundida, Mastectomía radical profiláctica.
Vía de administración: Subcutánea o Intradérmica.
Modo de aplicación y dosis: Dependiendo de cada caso en particular. El médico prescribirá el tipo de Iscador a utilizar, la serie y la frecuencia de la administración, pudiendo ser 2 veces por semana, 3 veces por semana, cada tercer día, etc. Indicando, de la misma manera los periodos de pausa y la duración de los mismos, entre las administración de cada serie.
Sitio de la aplicación: Lo más cercano posible al sitio del tumor primario y/o a las metástasis. Nunca debe ser aplicado directamente al tejido tumoral. Las zonas que han recibido radiación, porciones inflamadas de la piel (dermatitis) o endurecidas (dermatosis), cicatrices, lunares o nevos y verrugas, no deberán ser elegidos como sitio de aplicación.
Presentación: Iscador se presenta en ampolletas de 1 c.c., constituyéndose en series de 7 y de 14 ampolletas numeradas, conteniendo concentraciones diferentes cada una, por lo que es de suma importancia, seguir el orden numérico para la aplicación. La experiencia ha demostrado, que la estimulación inmunológica es mayor, cuando se realiza con la administración de concentraciones progresivas de los principios activos.

En la República Mexicana, desde hace más de 25 años es prescrito este tratamiento por el autor de este artículo, inicialmente en la Clínica Terapéutica Médica “Paracelsus” de Xalapa, Veracruz. Posteriormente por sus discípulos del Grupo Médico Heilen y del Instituto Mexicano de Inmunología General e Inmuno-Oncología A,C. de Guadalajara, Jalisco, con sus coordinaciones en el Distrito Federal, Estado de México, Querétaro y Veracruz. Más recientemente en la “Paracelsus Haus-Klinik” de Tequisquiapan, Querétaro y actualmente también en el Grupo “Nous- Medicina integral Humanista” ubicado en Tequisquiapan, Querétaro.

 

Dr. Antonio Meneses
Médico Cirujano Inmuno-Oncólogo
Facultad de Medicina. Universidad Veracruzana.
Instituto Mexicano de Inmunología General e Inmuno-Oncología
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
www.imigio.org.mx

 

 
leyenda
!

"La enfermedad no es una desgracia o una maldición para el hombre,

representa una oportunidad para evolucionar hacia el ser humano;

y la muerte no es un resultado de la enfermedad... es una consecuencia de la vida"

Antonio Meneses

Mostrar
Ocultar